El otoño tweed

Hola chicas,

Finalmente, creo que podemos decir que estamos en otoño.

Definitivamente el cambio de armario de la temporada está hecho. Lo primer que se me ocurrió, fue sacar mi chaqueta tipo “Chanel”, y disfrutar del aire un poquito más fresco.

Producido originariamente en Escocia, donde se tejía a mano, el tweed es una tela hecha de lana cardada y de apariencia voluminosa y fuerte.

Se cree que su nombre se debe al río Tweed, que fluye en la región.

Tradicionalmente utilizado como prendas de vestir campestre por la clase alta como chaquetas de caza deportiva por su resistencia a la humedad y la lluvia, tweed se hizo popular entre la clase media “eduardiana” que se asocia con las actividades de ocio de la élite. Debido a su durabilidad, las chaquetas de tweed Norfolk y bombachos eran una opción popular para los cazadoresciclistasgolfistas y los primeros automovilistas, por consiguiente, la representación de Kenneth Grahame en el El viento en los sauces de Mr Toad en un traje de Harris Tweed.

Entre los más populares tipos de “tweed”, se incluyen;

-El patrón herringbone, una opción popular para los trajes y prendas exteriores.

Houndstooth, o ”pata de gallo”, la base de los tweed de los guardianes. Popular entre las clases altas de la década de 1860 hasta la década de 1930.

-El Cuadriculado Príncipe de Gales, utilizado con frecuencia para hacer sobretodos y chaquetas deportivas en la década de 1950.

Dicho eso, imposible hablar del tejido Tweed, sin hablar de Coco Chanel.

Para mademoiselle  Chanel las virtudes de este tejido estaban claras: a pesar de ser robusto, era flexible y esponjoso, y, por tanto, cómodo, lo más importante para ella.

En 1924, Coco introdujo los primeros tweeds en su colección que mandaba hacer a una fábrica escocesa. Coco fue, sin embargo, la precursora de esta moda y el tejido se convirtió rápidamente en sello distintivo de la casa Chanel.

Gabrielle decidió trasladar la producción a Francia y contrató a tejedores de la región Nord-Pas-de-Calais, famosa por su dominio de las telas. Siempre innovadora, decidió mezclar lanas con fibras artificiales para conseguir tejidos más livianos y con cuerpo. Introdujo también hilos fantasiosos, con irregularidades que adoraba. Las variaciones que conseguía eran infinitas.

El tweed se convirtió en los 50 en pieza clave del lenguaje de estilo Chanel, acompañando la emancipación de la mujer. Gracias a ella, el tweed se convertía en el tejido más elegante y exquisito del armario femenino.

Curiosamente,  pocas personas piden tal tejido por su nombre, la mayoría de mujeres, cuando buscan el tweed, piden un tejido “tipo Chanel”.

Et Voilà!

Biografía ilustrada de Coco Chanel- Library of Luminaries

 

Un saludo,

Mary.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar